TRADICIÓN

SOSTENIBILIDAD

BIENESTAR ANIMAL

CALIDAD

1. El uso de la ganadería extensiva permite que la producción y el medio en el que se desarrolla puedan beneficiarse recíprocamente.

El ganado de alta montaña y el uso de una raza autóctona, muy adaptadas al medio y a las condiciones climáticas del medio en el que se desarrolla, nos permite:

Aprovechar los recursos naturales locales y las superficies poco favorables para el cultivo agrícola, preservar razas y especies evitando incluso su extinción, mantener la convivencia natural de las mismas y su entorno, conservar el espacio natural en el que se desarrolla la actividad ganadera, contribuir a la prevención de incendios forestales al abono natural de las tierras y la preservación de los cursos fluviales naturales, la supervivencia de oficios propios del campo y de las zonas rurales y conservar un patrimonio genético importante pero descuidado en las últimas décadas.

2. La naturaleza nos permite generar un producto Gourmet y Sostenible

Gracias a los pastos de alta montaña, aguas y suelos gallegos, los niveles de engrasamiento llegan a ser superiores, tras el cocinado los sabores de la naturaleza aflorarán de nuevo.

A su vez, el uso de una especie ya muy adaptada al medio contribuye al óptimo desarrollo de los animales utilizados en la producción, la libertad de movimiento que experimentan a lo largo de su vida dejará una musculatura que rompe con los nuevos estándares de la homogenidad adoptados desde la llegada de los sistemas de explotación intensivos.